El secreto de la suerte

“Si quieres que la suerte cambie, cámbiate a ti mismo”

Alejandro Jodoroski

 

¿Has pensado alguna vez en por qué hay personas a las que todo parece salirles bien sin ningún esfuerzo mientras que a otras les sucede todo lo contrario? ¿Te has preguntado cuál es el secreto del éxito en el amor, en la vida, en los negocios? ¿Piensas acaso que todo es cuestión de suerte? Pero, ¿qué es la suerte, qué determina que unas personas parezcan tenerla y otras no?

¿Has pensado alguna vez en por qué hay personas a las que todo parece salirles bien sin ningún esfuerzo mientras que a otras les sucede todo lo contrario? ¿Te has preguntado cuál es el secreto del éxito en el amor, en la vida, en los negocios? ¿Piensas acaso que todo es cuestión de suerte? Pero, ¿qué es la suerte, qué determina que unas personas parezcan tenerla y otras no?

Esta semana cayó en mis manos por azar la biografía de Juan Verde. Casi nadie sabrá quién es (yo también lo desconocía), pero se trata de un canario de origen humilde que emigró con apenas 16 años a Estados Unidos y ha logrado convertirse, entre muchas otras cosas, en asesor de Barack Obama en comercio exterior y sostenibilidad, y anteriormente lo fue también de Bill Clinton. Apenas tiene 43 años.

Cuando le preguntan cómo ha logrado llegar tan lejos, él responde que su secreto puede resumirse en: sentir pasión por lo que haces, asumir el riesgo sin temor al fracaso y devolver al mundo todo lo que puedas de cuanto has recibido. Suena fácil, ¿no? Quizás también pueda así resumirse la suerte.

Pero, si nos detenemos a pensar con calma, ¿es realmente tan fácil? Pregúntate si sabes a ciencia cierta cuál es tu meta en la vida y si esa meta te apasiona verdaderamente, analiza si pones toda la carne en el asador para alcanzarla dejando a un lado el atenazante miedo y responde con sinceridad si te portas con justicia con el mundo que te rodea.

Leyéndolo no pude evitar pensar en la Programación Neurolingüística (PNL), y recordé que Richard Blander y John Grinder, sus creadores, formularon su técnica a partir de la observación de los patrones que poseen en común las personas de éxito. Y básicamente estos patrones podrían resumirse en esos tres principios que proclama Verde.

El problema reside en que generalmente estamos ‘programados’ para todo lo contrario. Pero la buena noticia es que podemos aprender a cambiar. Y desde aquí quiero invitarte a que lo hagamos juntos durante las siguientes semanas.

Para empezar, me gustaría que los próximos días observes con atención cómo te diriges a ti mismo. ¿Piensas que eres inteligente, guapo, poderoso, capaz y afortunado? O, por el contrario, ¿crees que lo haces todo mal, que nadie te ama, que la mala suerte te acompaña y no merece la pena empezar nada nuevo porque saldrá mal? Analízalo, pues hablaremos de la autoestima, que a mi juicio es el primer paso para empezar una nueva vida en busca de la suerte. Y mientras tanto… cruza los dedos.

Autora: Sonia Gómez.

Share Button

Deja un comentario (1 Comentario hasta ahora)

Current month ye@r day *

No comments yet

 
 

Comentarios Recientes